GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

martes, 22 de noviembre de 2016

CORRUPCIÓN INSACIABLE

Reseña realizada por ROBERT GARCIA


TITULO ORIGINAL: Femmine insaziabili
TITULO EN ESPAÑA: Corrupción insaciable
AÑO DE PRODUCCIÓN: 1969
DIRECTOR: Alberto De Martino
REPARTO: Dorothy Malone (Vanessa Brighton)
Robert Hoffmann (Paolo Sartori)
Luciana Paluzzi (Mary Sullivan)
Frank Wolff (Frank Donovan)
John Ireland (Richard Salinger)
Roger Fritz (Giulio Lamberti)
Romina Power (Gloria Brighton)
Nicoletta Machiavelli (Luisa Lamberti)
EDICIONES ESPAÑOLAS EN VÍDEO: José Frade Films de distribución S.A.
EDICIONES ESPAÑOLAS EN DVD: -----

SINOPSIS: Un periodista italiano salva una noche a un hombre de dos atacantes. Se trata de Giulio Lamberti, famoso por sus spots publicitarios. Al día siguiente, alguien le dice que Giulio ha fallecido en un accidente de coche, pero él sospecha que ha sido asesinado.

COMENTARIO: Alberto de Martino comenzó su carrera como director a principios de los sesenta. En esta década toco el western, euro-spy, péplum y el cine bélico, pero sería esta “Corrupción insaciable” su primera incursión en el giallo. Me resulta muy curioso que (si no me falla la memoria) todos sus gialli fueran ambientados en Estados Unidos, con personajes con nombres ingleses, aunque en esta concretamente el personaje principal sea un italiano llegado a las Américas y se nombre el país donde nació el director en diversas ocasiones. Imagino que Alberto realizo así todas estas películas para darles un empaque internacional, y que se vendieran en más mercados.

El reparto es de lo más variopinto que uno pueda ver, desde la americana Dorothy Malone al austriaco Robert Hoffmann pasando por el alemán Roger Fitz, el canadiense John Ireland o la italiana Luciana Paluzzi, aparte de Romina Power, que no le viene mal a la trama con su papel de jovenzuela despendolada. Imagino que todos sabrían hablar inglés, porque si no menudo lio.

Y la trama comienza con un periodista llegado a los Estados Unidos llamado Paolo Sartori. Al poco de llegar se ve envuelto en un lio de un tipo al que tiene que ocultar debido a que dos matones lo están persiguiendo para matarlo. Pronto descubrirá que ese hombre es Giulio Lamberti, un viejo amigo de su juventud que debido a diversas circunstancias es ahora la estrella de una empresa dedicada al mundo de la publicidad. El motivo que llevo al tal Giulio a conseguir esto no tiene desperdicio; a su mujer le toco un viaje a Estados Unidos en el sorteo de algún producto alimenticio, cediéndole este honor a su marido, ya que ella se debía dedicar a cuidar de sus hijos y su casa. Giulio llega a América y recibe la propuesta de la compañía de dedicarse a la publicidad.

Pero todo se complica cuando Giulio muere en un accidente de tráfico. Paolo no se traga el asunto, y con sus métodos de periodista se dedica a investigar ya que cree que este fue asesinado. En el camino iremos asistiendo a diversos flashbacks, en los que iremos conociendo datos de la vida y la personalidad de Giulio, gente que conoció y amantes que tuvo, y que tenían diversas razones para acabar con su vida. La trama se complica cada vez más, con muchos personajes involucrados en la muerte de Giulio, para llegar a un final sorpresivo y esperado.

A la cinta le sobran algunos minutos que parecen metidos a calzador para darle protagonismo a alguno de los personajes, haciéndose sus casi 105 minutos un tanto pesados, pero pese a ello puedo darle a la película casi un notable. Se agradecen los desnudos que hacen la cosa más amena, así como la banda sonora a cargo del incombustible Bruno Nicolai.

No hay comentarios:

Publicar un comentario