GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

jueves, 29 de octubre de 2015

NOVEDADES EN CINEMA GIALLO DE REGIA FILMS

Regia Films continúa con su fantástica labor en el mercado del DVD, y durante las últimas semanas nos ha obsequiado con dos nuevos gialli que aumentan la ya extensa colección que vienen editando bajo la etiqueta CINEMA GIALLO. Se trata del tempranero giallo La mujer del lago (La donna del lago, 1965), dirigida con elegancia y sobriedad por Luigi Bazzoni y Franco Rosselini, y de la genial Terror en la ópera (Opera, 1987), del director de culto Dario Argento.


La mujer del lago había salido antes por otra compañía, pero Regia nos la edita en condiciones, presentándola en formato de pantalla anamórfico (1.85:1), conteniendo pistas de audio en italiano y castellano, así como los imprescindibles subtítulos en nuestro idioma para poder disfrutar de la versión original. La edición contiene por tanto lo ideal para su disfrute. Para conocer más datos de la película, y animarte con su compra, puedes leer la reseña aparecida en el blog. 


En el caso de Terror en la ópera estamos ante la primera edición que aparece de la película en DVD, y la espera ha merecido la pena. Formato original de pantalla 2.35:1, tres pistas de audio: italiano, inglés y castellano, y dos pistas de subtítulos específicos para los dos primeros. Si optamos por verla en castellano tenemos también subtítulos para las partes no dobladas a nuestro idioma, y es que en su día fue otra de las múltiples víctimas de los cortes y censuras, algo incomprensible al hablar de una película de 1987. Gracias a Regia la podemos ver en la llamada versión uncut. En esta Gialloteca ya tienes reseña de la película desde hace tiempo, así que puedes leerla para convencerte aún más de su compra. 


Ha pasado bastante tiempo desde que en este blog realizara un repaso a las ediciones en DVD de nuestro género favorito, y durante los últimos meses Regia ha editado más títulos dentro de esta colección, todos ellos bien editados, con imagen anamórfica, audio original y castellano, y por supuesto con las portadas amarillentas que ya forman parte de muchas colecciones. A continuación os pongo la lista de esos gialli ya editados, pinchando en cada uno puedes acceder a las reseñas. 


Para adquirir alguno de estos gialli, u otros títulos editados por Regia Films, puedes hacerlo directamente en su web. Los pedidos los recibes en 24-48 horas en tu casa mediante empresa de paquetería, también las puedes encontrar en centros comerciales y otras tiendas on-line.

sábado, 24 de octubre de 2015

LAS CARAS DE LA OSCURIDAD: SYLVA KOSCINA

Escrito por ALFONSO & MIGUEL ROMERO


Nacida Sylva Koskinon en Zagreb, Yugoslavia, el 22 de agosto de 1933, hija de padre griego y madre polaca. Durante la II Guerra Mundial se traslada a Nápoles con su hermana, casada con un italiano, y allí se gradúa en la secundaria y estudia física en la universidad. Su bello porte la lleva a trabajar de modelo. Llama la atención de los productores (1) y ello la traslada al mundo del cine con 22 años con la cinta “Siamo uomini o caporali?” (1955) de Camillo Mastrocinque. En 1955 se instala definitivamente en Italia y es elegida por Pietro Germi para que intervenga en su película “El ferroviario”. Su abultadísima filmografía, que se prolonga prácticamente hasta la fecha de su óbito, incluye todo tipo de producciones, bajo las órdenes de los más variados directores: “Guendalina” (1958) de Alberto Lattuada, “Pobre y millonario” (1958) de Dino Risi, “El alcalde, el guardia y la Jirafita” (1960) de Luigi Zampa, “Las cuatro verdades” de Alessandro Blasetti, “Julieta de los espíritus” (1965) de Federico Fellini, “Justine” (1969) de Jesús Franco,  “El diablo se lleva a los muertos” (1972) de Mario Bava...

Se la recuerda especialmente por el díptico junto a Steve Reeves de “Hércules” (1958) y “Hércules y la reina de Lidia” (1959), ambos de Pietro Francisci y piezas claves del triunfo del peplum en la cartelera italiana (y mundial)

Trabajó principalmente en el cine transalpino, aunque también hizo sus pinitos en Hollywood a finales de la década de los 60, donde destaca sobre todo su participación al lado de Kirk Douglas en “Sindicato de asesinos” (1968), dirigido por David Lowell Rich. Pero en la Meca del Cine le darían más que nada papeles de lucimiento, sin mucha enjundia.

Fue, pese a sus orígenes croatas, una de las inolvidables bellezas latinas del cine italiano de los años 60, junto a Sophia Loren, Gina Lollobrigida, Silvana Mangano, Silvana Pampanini, Gianna Maria Canale, o Eleonora Rossi Drago.

Se le atribuyeron romances con muchas de las estrellas masculinas que coincidieron con ella en las  películas en las que intervino, pero sólo se casó en una ocasión y el matrimonio duró poco, de 1967 a 1971. Fue con el productor Raimondo Castelli y las nupcias las contrajeron en México, debido a que él aún estaba casado y su esposa no le daba el divorcio. Sería declarado culpable de bigamia durante algún tiempo.

Pero su unión sentimental con Castelli, al contrario de los conocidos casos de Sophia Loren y Silvana Mangano, casadas con los productores Carlo Ponti y Dino de Laurentiis respectivamente, no impulsó la trayectoria profesional de Koscina. Su marido la instó a que trabajara más y más en lugar de buscarle producciones de mayor calidad y repercusión. Ella misma reconocería que hizo películas como una loca, actuando en 8 o 10 títulos en un año, ganando mucho dinero que dilapidaba rápidamente. Su megalomanía fue de sobras conocida, llegando a comprar una mansión que acabó teniendo que vender al ser investigada por hacienda.

Murió en Roma, en una clínica privada, el 26 de diciembre de 1994, a causa de un cáncer de mama, después de varios meses hospitalizada. Le habían detectado la enfermedad unos años antes. Tras una primera operación ella siempre minimizó la seriedad del tema y evitaba hablar de ello, decía, para mandar un mensaje de esperanza a las mujeres.

Aunque participó primordialmente en comedias, en su extensa filmografía igualmente hubo cabida para algunos giallos comenzando los 70. El primero que nos viene a interés es “Historia de una traición” (1971) que estrena José Antonio Nieves Conde el mismo año que “Marta”, y como ésta, coproducción hispano-italiana sobre un argumento de Juan José Alonso Millán, desarrollado en un ambiente cosmopolita y con el protagonismo de la pareja formada por Marisa Mell y Stephen Boyd. No faltan los toques lésbicos, como es ley en el género. El director parecía mirar a su propia “Los peces rojos” (1955).

En 1972 la veríamos en un par de thrillers, “Rivelazioni di un maniaco sessuale al capo della squadra mobile”, de Roberto Bianchi Montero, y “Sette scialli di seta gialla”, de Sergio Pastore. En el primero, Koscina encarna a la infiel esposa del inspector Capuano (Farley Granger), en este crudo y muy sexual giallo que destaca entre las cintas dirigidas por el exactor teatral reconvertido a realizador de no pocas exploitations. El segundo citado, como ya se prevé desde su misma titulación, se acerca más al estilo instaurado por Dario Argento, y el arma homicida es realmente original.

Para 1974 dos nuevas incursiones en el género, la coproducción con España “Un par de zapatos del 32”, que llevara a cabo el veterano Rafael Romero Marchent y que contó con la presencia de Ray Milland en el papel principal, y “Delito d’autore”, de Mario Sabatini, donde coincidía con Luigi Pistili y Pier Paolo Capponi.


Sylva Koscina, uno de los más bellos rostros (y físicos) del cine italiano de los 60, la sonrisa de la Italia de los años del miracolo economico, fue también una de las caras de la oscuridad.

(1) Al parecer su exitosa carrera debe también un poco a la casualidad. Cuentan que uno de sus profesores le aconsejó que posara junto a otras chicas con el campeón Rik Van Steenbergen en el Tour de Italia. Su foto en los periódicos le abrió las puertas del cine.

miércoles, 14 de octubre de 2015

ESA EDAD MALICIOSA

Reseña realizada por ROBERT GARCIA


TITULO ORIGINAL: Quella età maliziosa
TITULO EN ESPAÑA: Esa edad maliciosa
AÑO DE PRODUCCIÓN: 1975
DIRECTOR: Silvio Amadio
REPARTO: Nino Castelnuovo (Napoleón)
Gloria Guida (Paola)
Anita Sanders (Madre de Paola)
Andrea Aureli (Adolfo)
Mimmo Palmara (Pescador)
EDICIONES ESPAÑOLAS EN VÍDEO: -----
EDICIONES ESPAÑOLAS EN DVD: -----

SINOPSIS: Napoleón, cansado de su pareja y de no triunfar en el mundo del arte, decide aceptar el trabajo de jardinero que ofrece una mujer, esta vive con su marido, enfermo del corazón, y con su joven hija Paola.

COMENTARIO: Silvio Amadio rodaba en 1969 la película La isla de las suecas, y en 1975 esta que hoy reseño y Pecados de juventud. Las tres comparten localizaciones, y tienen cosas en común en la trama, por lo que podrían formar una especie de “trilogía erótico marítima”.

En las dos últimas la mayor parte del protagonismo se lo lleva Gloria Guida, que fue una musa para el director, que la empleo en varios de sus títulos. Le acompañan en esta ocasión Nino Castelnuovo y Anita Sanders, mientras el primero tiene un amplio historial que incluyen gemas del calibre de Rocco y sus hermanos (Luchino Visconti, 1960) y rarezas como El divorcio (Romolo Guerrieri, 1970), la segunda tuvo una carrera corta, siendo esta su última película.

La primera hora de metraje no tiene más interés que ver los continuos desnudos de Paola (Gloria Guida) y su madre, más que nada de la joven, que se dedica a seducir al personaje de Castelnuovo, un jardinero sin experiencia que es contratado para la casa pese a que no tiene experiencia en el sector, y de que nunca dan trabajo a nadie que no conozcan, el dialogo en la escena de su contratación no tiene desperdicio. Si no fuera por esos desnudos, uno no dudaría en apagar el aparato de video, pero todos estos minutos son esenciales para prepararnos para lo que se avecina.

Hete aquí que llega lo mejor de la película, los últimos minutos son de órdago, y son los que sumergen de lleno a la cinta en el thriller all´italiana, al final habrá consumación entre el jardinero y una de las mujeres, un intento de violación, un crimen por accidente, y un final ligeramente sorpresivo e inesperado.

En resumen, estamos ante un drama erótico con incursiones en el giallo. Para muchos, esos toques quizás sean pocos para catalogar a la cinta dentro de esta Gialloteca, pero para mí tiene lo mismo de giallo que otros títulos que todos catalogan como tal, véase Top Sensation (Ottavio Alessi, 1969) o Salvar la cara (Rossano Brazzi, 1969).

viernes, 2 de octubre de 2015

DOSSIER: NOTAS DE AMOR, VIOLENCIA Y MUERTE

Escrito por ROBERT GARCIA

Como todos sabéis, uno de los componentes esenciales del cine es la música. Las distintas composiciones empleadas en una película hacen mejorar a esta, o hacerla más insoportable en el caso de que sea un film pésimo. El giallo no iba a ser menos, y en los distintos títulos del género han sido más los casos positivos que los negativos. 
Realizar un dossier en el que se estudien todas las bandas sonoras en el mundo del giallo es sumamente complicado, en las siguientes líneas solo pretendo rendir un pequeño tributo a cuatro compositores, habituales dentro del género: Ennio Morricone, Riz Ortolani, Stelvio Cipriani y Bruno Nicolai.


Ennio Morricone nacía en Roma, el 10 de noviembre de 1928. Siendo niño empezó a tocar la trompeta, estudiando el instrumento con tan solo nueve años. Tres años después ingresaba en un conservatorio, para estudiar armonía. En 1946 comenzó a trabajar profesionalmente hasta que a finales de los cincuenta empezó a involucrarse en el cine. 
Ha compuesto la banda sonora de más de 500 películas y series de televisión, más de 20 de esos títulos han recibido galardones. Ha recibido dos premios Grammy, dos Globos de Oro, cinco Bafta, diez David de Donatello, once Nastro d´argento y el Premio de Música Polar, además del Oscar honorifico por sus contribuciones en el arte de la música de cine.


Podría destacar muchas bandas sonoras de su carrera, pero evidentemente las realizadas para las películas de su amigo Sergio Leone son de las más famosas, Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965), El bueno, el feo y el malo (1966), Hasta que llegó su hora (1968) y Erase una vez en América (1984). Se pueden destacar también las piezas realizadas para La misión (Roland Joffé, 1986), Los intocables de Eliot Ness (Brian de Palma, 1987) o Cinema Paradiso (Giuseppe Tornatore, 1988). La lista es interminable.

Los gialli más representativos a los que Morricone puso las notas musicales son los siguientes: 


Riziero "Riz" Ortolani nacía en Pésaro, el 25 de marzo de 1926. A comienzos de los años 50, fundó un grupo de jazz que alcanzo cierta fama en su país. Mediada la década empezó a meterse en la composición de bandas sonoras, dando el pelotazo con las notas escritas para el mondo Este perro mundo (Paolo Cavara y Gualtiero Jacopetti, 1962), con la que fue nominado a los Grammy y los Oscar. 


Fue autor de más de 200 bandas sonoras, entre las que se pueden destacar muchas: La escapada (Dino Risi, 1962), Danza macabra (Antonio Margheriti, 1964), Adiós África (Paolo Cavara y Gualtiero Jacopetti, 1968), Requiescant (Carlo Lizzani, 1967), Los secretos de la Cosa Nostra (Terence Young, 1972), Miedo al escándalo de una mujer casada (Salvatore Samperi, 1976), Holocausto caníbal (Ruggero Deodato, 1980)... como en el caso de Morricone, la lista sería interminable. Desgraciadamente, Ortolani nos dejaría el pasado 23 de enero de 2014 falleciendo en la ciudad de Roma.

Para disfrutar de sus composiciones en el gialli, podemos hacerlo en los siguientes títulos: 
1973: Siete muertes en el ojo del gato (La morte negli occhi del gatto) 


Stelvio Cipriani nacía en Roma, el 20 de agosto de 1937. Pese a que ni sus padres ni sus antepasados fueron músicos, su fascinación por este arte le viene desde niño, solía acudir a una iglesia para oír el órgano, y un sacerdote fue quien le dio las primeras lecciones de música, animándolo a él y a su familia para que estudiara, así Cipriani entro a estudiar en el Conservatorio con tan solo 14 años.


En 1966 realiza su primera banda sonora, y lo hace para El precio de un hombre (Eugenio Martin, 1967), le seguirían más de 200 trabajos, entre los que destacan las notas compuestas para Anónimo veneciano (Enrico María Salerno, 1970), La policía agradece (Steno, 1972), Trágica ceremonia en villa Alexander (Riccardo Freda, 1972), El medallón ensangrentado (Massimo Dallamano, 1975), Tentáculos (Ovidio G. Assonitis, 1977), La invasión de los zombis atómicos (Umberto Lenzi, 1980)... Su labor llega hasta nuestros días, datando sus últimos trabajos del 2013. 

En lo que al giallo se refiere, que es lo que más nos interesa en este dossier, podemos oír sus fabulosas composiciones en los siguientes títulos: 


Bruno Nicolai nació en Roma, el 26 de mayo de 1926. Realizo estudios de piano, órgano y composición musical en el conservatorio de Santa Cecilia de su ciudad natal, donde curiosamente conoció a Ennio Morricone, los dos serian amigos, colaborando en diversas bandas sonoras. Nicolai realizaba arreglos y dirigía muchas de las obras de Morricone durante las décadas de 1960 y 1970. No solo de este, también dirigió numerosas bandas sonoras compuestas por Carlo Rustichelli, Luis Bacalov o Nino Rota.


Compuso también música de cámara, para orquesta sinfónica, fue profesor de armonía y composición, director de la casa editorial musical "Edipan" de Roma, y fundó y dirigió la revista "La música", especializada en música contemporánea. Nicolai compuso más de cien bandas sonoras para el cine y la televisión, podríamos destacar muchísimas, pero dejadme hacerlo con las realizadas para películas de Jesús Franco; Lucky el intrépido (1967), 99 mujeres (1969), El Conde Drácula (1970), Vuelo al infierno (1971), Drácula contra Frankenstein (1972), Virgen entre los muertos vivientes (1973), Eugenie (1974) o Los amantes de la isla del diablo (1974), entre otras.

Falleció con tan solo 65 años, pero por supuesto también dejo majestuosas piezas musicales en el giallo: