GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

lunes, 8 de junio de 2015

NOCHE AZUL

Reseña realizada por ALFONSO & MIGUEL ROMERO


TITULO ORIGINAL: La domenica del diavolo
TITULO EN ESPAÑA: Noche azul
AÑO DE PRODUCCIÓN: 1979
DIRECTOR: Raimondo Del Balzo
REPARTO: Christiana Borghi (Rita)
Elisabetta Valgiusti (Elena)
Monica Como (Francesca)
Antonio Cantafora  (Pier Luigi)
Giancarlo Prete (Bruno)
Vincenzo Crocitti (Mario)
Dirce Funari (Silvia)
EDICIONES ESPAÑOLAS EN VÍDEO: Malibú (Grupo Águila)
EDICIONES ESPAÑOLAS EN DVD: -----

SINOPSIS: Rita, Francesca y Elena, tres amigas compañeras en un equipo de atletismo, deciden tomarse un descanso y pasar unos días en una lujosa residencia propiedad de los padres de la tercera. Mientras toman el sol en la playa conocen a un trío de chicos, Mario, Bruno y Pierluigi, y los invitan a que se queden en la casa. Al principio todo ira a pedir de boca, hasta que una de las muchachas descubre por la prensa que estos tipos son en realidad peligrosos prófugos que huyen de la ley. En ese momento comienza la pesadilla.

COMENTARIO: Terminando los 70, Raimondo Del Balzo estrenaba su tercera película (de las cinco que rodó), “La domenica del diavolo” (aka “Midnight blue”), un film que entra de pleno en la categoría de las rape-and-vengeance-movies que proliferaron en la década de los 70 siguiendo el éxito cosechado por la institucional “La última casa a la izquierda” (1972) de Craven y Cunningham y que tuvo, faltaría más, amplia respuesta por parte de la cinematografía transalpina. A finales del decenio, este tipo de exploitation-movies se había visto reactivado con la llegada a los patios de butacas en 1978 de mano de Meir Zarchi de “La violencia del sexo” / ”El día de la mujer” (1), reduciendo el subgénero a su mínima expresión, a sus elementos más fundamentales, y la pobre Camille Keaton sufriendo vejaciones durante una buena parte del metraje.

Por otro lado, la cinta de De Balzo se adentra en esa facción del giallo que Umberto Lenzi acuñara y encumbrara con su justamente célebre trilogía iniciada con la rompedora y agradecidamente pop “Orgasmo” (1969), seguido muy de cerca por Giuliano Biagetti y su “Interrabang” (1969), o por un rabioso Mario Imperoli que no escondía su desprecio hacia la burguesía carente de valores auspiciada durante el “milagro italiano” en sus psycho-gialli (o sexy-gialli) “Mia moglie, un corpo per l’amore” (1973) e “Istantanea per un delitto” (1975). Títulos todos, como buenos thrilling all’italiana, donde el erotismo y la muerte, Eros y Thanatos, pasean de la mano en sangrienta comunión. En estas ocasiones situadas las tramas en grandes y suntuosas estancias apartadas de la urbe. Bañadas por el sol, el mar... y la sangre. Lugares ideales para descansar, amar... y morir. Espacios abiertos, soleados y luminosos pero también solitarios, desiertos, donde no hay nadie que pueda socorrer. Las relaciones de poder van a menudo a resultar invertidas en la ecuación, o al menos cada uno de los participantes apostará su carta más alta, procurando guardarse siempre algún as bajo la manga.

Desde finales de los 60, y progresivamente con más y más fuerza conforme avanzaba el decenio siguiente, el erotismo y el sexo se fueron apoderando de las pantallas. Llenar de desnudos y escenas de cama una película era un modo de asegurarse un lugar en la taquilla. El público lo requería y era de ley dárselo. Del Balzo se cerciora de ello y desde los momentos iniciales tenemos a la clase de las chicas atletas correteando y bañándose desnudas en la playa, luciendo así un buen ramillete de bellos cuerpos de jovencitas. Más las sucesivas (y esperadas) escenas de ducha y refriego genital que se sucederán a lo largo del metraje. El director se desmarcaba de sus anteriores trabajos, “La última nieve de primavera” (1973) y “Blanco caballo de agosto” (1975), fuertes exponentes de ese subgénero que se conoció en Italia como “lacrima-movie”, melodramones lacrimógenos, como su denominación indica, que hicieron furor en las salas del país durante los años 70, y que resultó sintomático, al igual que el poliziesco, de los “años del plomo” (2).

En la primera parte del film, más reposada, Del Balzo nos va presentando y definiendo a los diferentes personajes de la historia, creando una cierta inquietud en el ambiente que pasará a convertirse en amenaza real una vez las muchachas adviertan quiénes son en verdad, una vez caídas las máscaras, los garzones que han conocido y metido en la hacienda. La violencia toma ahora las riendas y el ritmo se acelera, siguiendo las directrices de las  películas de violación y venganza, donde no faltan los vejámenes y malos tratos, apuntando no obstante algunos detalles originales como los útiles de los que echan mano las féminas a la hora de contraatacar dadas las cualidades deportivas de éstas.

La música, de Stelvio Cipriani (por aquellos tiempos muy requerido en las filmaciones de terror-erótico-exóticas perpetradas por Joe D’Amato), acompaña perfectamente a las imágenes, proveyéndolas de gran fuerza, a la par que anuncia la llegada de los 80 (3).

“La domenica del diavolo” a la cinta que más se aproxima, a la que más se parece (demasiado tal vez), es a “La séptima mujer” (1978) de Franco Prosperi, con la que guarda un llamativo puñado de puntos en común. Mientras que en su giro final copia descaradamente el de otro estreno de 1978, “Las veinteañeras”, de Fernando Di Leo (en su versión uncut, por supuesto, no en la lamentable edición española), donde también participara, mira tú, Vincenzo Crocitti.

En cuanto a su reparto, exceptuando a Christiana Borghi, vista en algunas producciones eróticas de finales de la década, las otras dos chavalas poco o nada se prodigaron en la pantalla. Todo lo contrario de los tres protagonistas masculinos: Crocitti era un rostro más que usual en la comedia italiana, Giancarlo Prete repitió mucho con Enzo G. Castellari, y Antonio Cantafora (más conocido por su seudónimo de Michael Coby) trabajó al lado de Mario Bava en “Orgía de sangre” (1972) y su hijo Lamberto en “Demons II” (1986), aunque es más recordado por su participación en el “Supersonic Man” (1979) de Juan Piquer Simón.

Al año siguiente al film aquí reseñado, Ruggero Deodato reincidía en el tema con “Trampa para un violador”, siguiendo más a pie juntillas la línea trazada por el mencionado título dirigido por Craven, incluso recurriendo al inquietante David Hess para que prácticamente repitiera el mismo papel. Y no fue el primer caso, Hess había participado previamente, en 1977, en un rol afín en otra producción del país de la bota, “El cínico y la casada”/”Autostop sangriento”, cuyo montaje distribuido dentro de la piel de toro mostraba unas perversas y vergonzosas mutilaciones, siendo cercenado incluso su final, cambiando totalmente el sentido de la película. Un caso similar a la ya citada cinta de Di Leo o, aunque no tenga nada que ver, a “El furor del Dragón” (1972) de Bruce Lee.

(1) En 1993 el especialista en series-Z Donald Farmer llevaba a cabo una especie de remake en la denostada “Forced vengeance”, contando con la intervención de la Keaton. Mayor fortuna tuvo en 2010 Steven R. Monroe con su salvaje versión protagonizada por Sara Butler, que tendría incluso secuela.
(2) Algunos otros ejemplos de este subgénero para estómagos bien curtidos: “La separación” (1974), de Armando Nannuzzi, “Un verano para recordar” (1974), de Sergio Martino,  “El adiós de un campeón” (1978), de Ruggero Deodato, “Esto sí que es amor” (1978), de Filippo Ottoni, etc...
(3) Otra coincidencia con el D’Amato de esa época es la presencia de la actriz Dirce Funari: “El ginecólogo de la mutua” (1977), “Emanuelle alrededor del mundo” (1977), “Emanuelle y los últimos caníbales” (1977), “Las noches eróticas de los muertos vivientes” (1980)...

No hay comentarios:

Publicar un comentario