GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

domingo, 31 de mayo de 2015

COP KILLER (ORDEN DE MUERTE) / ASESINO DE POLICÍAS "KILLER"

Reseña realizada por ROBERT GARCIA


TITULO ORIGINAL: Copkiller (l'assassino dei poliziotti)
TITULOS EN ESPAÑA: Cop Killer (Orden de muerte) / Asesino de policías “Killer”
AÑO DE PRODUCCIÓN: 1983
DIRECTOR: Roberto Faenza
REPARTO: Harvey Keitel (Teniente Fred O'Connor)
John Lydon (Leo Smith)
Nicole Garcia (Lenore Carvo)
Leonard Mann (Bob Carvo)
Sylvia Sidney (Margaret Smith)
EDICIONES ESPAÑOLAS EN VÍDEO: Con el título de Cop Killer (Orden de muerte) por Video Familiar, y con el de Asesino de policías “Killer” por Topacio Home Video.
EDICIONES ESPAÑOLAS EN DVD: -----

SINOPSIS: El teniente Fred O'Connor, un duro policía que vive en pleno barrio de Brooklyn, se hace cargo de un caso de asesinatos en serie que trae de cabeza a la policía. Todas las víctimas pertenecían al departamento de narcóticos y todas fueron degolladas con un cuchillo de cortar el pan. Las víctimas se suceden y la prensa comienza a establecer relaciones entre el crimen organizado y la corrupción policial como posible causa de las muertes.

COMENTARIO: Con temor a equivocarme, diría que no son muchos los títulos de Roberto Faenza conocidos en nuestro país, al menos de la época dorada del giallo y del cinéma bis europeo (1960-1985). Estamos hablando de un director y guionista que comenzó a trabajar en 1968, y cuyo último trabajo data del 2014, aunque en este largo periodo ha dirigido “solo” diecisiete películas y un par de documentales. Echando mano de alguna de las bases de datos sobre cine que existen en la red, veo varios títulos en castellano de sus películas, pero más bien de los últimos años.

“Orden de muerte” cuenta con el protagonismo de Harvey Keitel, un actor de sobra conocido, y que se mete en la piel del teniente Fred O´Connor, un policía corrupto y de malos modos. Es inevitable acordarse de “Teniente corrupto”, cinta dirigida por Abel Ferrara en 1993, y que bebe claramente de esta, aunque sea mucho más extrema. También tenemos en el reparto a Leonard Mann en el papel de Bob Carvo, compañero de andanzas del teniente, y de John Lydon, más conocido como Johnny Rotten, que fue vocalista de los legendarios Sex Pistols, y en cine realizo diversas bandas sonoras, además de ser actor en un puñado de títulos.

Y en cuanto a la trama, pues la historia se desarrolla en Nueva York, allí un asesino vestido de policía y con un pasamontañas, esta asesinando policías pertenecientes al departamento de narcóticos. En los primeros minutos vemos la influencia del giallo en la película, pero enseguida la cosa se centra en el policíaco y en el teniente que lleva el caso. Un buen día se presentara en su apartamento un tipo que dice ser el asesino que andan buscando, lejos de detenerlo, el teniente lo mantendrá prisionero. La película entra entonces en un estado de auténtica confusión, ya que no sabemos si el personaje que visita al teniente es producto de su imaginación, o de una posible doble personalidad del policía, o si de verdad es el asesino.

Al final lo averiguaremos en un final sorpresivo. En la película tenemos asesino enmascarado, investigación policial, psycho-thriller, una banda sonora cojonuda a cargo de Ennio Morricone, y un final sorpresa e inesperado, por lo tanto, la película cabe perfectamente dentro del giallo, aunque para muchos se podría catalogar simplemente como policíaco. A mí, la película me ha gustado, y sin ser una obra cumbre dentro del género la recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario