GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

lunes, 19 de mayo de 2014

LAS CARAS DE LA OSCURIDAD: ERIKA BLANC

Escrito por ROBERT GARCIA


Su nombre autentico es Enrica Bianchi Colombatto, nacía en Italia en 1942 y vivió parte de su infancia y adolescencia en Ginebra, quiso dedicarse al mundo de la moda, pero su padre y su hermano pretendían que fuese cantante y tocase el contrabajo. Trabajo en revistas de moda, posando como modelo, hasta que conoció a un chico que rodaba un documental, participo en este y se casó con aquel muchacho, que no era otro que Bruno Gaburro, quien se convirtió en director de cine.

Tras pasar una etapa como actriz de fotonovelas, debuta en la gran pantalla, y lo hace de la mano de Tinto Brass en la película “Il disco volante” (1964). Con un físico imponente y una elegancia y belleza exquisitas, aparte por supuesto de su buen hacer en el cine, fue una habitual del cine europeo en la época dorada de este. Intervino en títulos de auténtico culto como “Operazione paura” (Mario Bava, 1966), “La terrorífica noche del demonio” (Jean Brismée, 1972), “Tony Arzenta” (Duccio Tessari, 1973) y un sinfín de euro-westerns, comedias, cintas de espías y terrores varios.

Y evidentemente, su presencia no podría faltar en el giallo; “El tercer ojo” (Mino Guerrini, 1966), “Así de dulce, así de maravillosa” (Umberto Lenzi, 1969), “Cobras humanas” (Bitto Albertini, 1971), “La noche en que Evelyn salió de la tumba” (Emilio Miraglia, 1971), “Amor y muerte en el jardín” (Sauro Scavolini, 1972), “Giorni d'amore sul filo di una lama” (Giuseppe Pellegrini, 1974), “Juegos eróticos de una familia bien” (Francesco Degli Espinosa, 1975), y “Puzzle mortal” (Lamberto Bava, 1992) cuentan con ella en el reparto. Aparte también intervino en “El juego del adulterio” (Joaquín Luis Romero Marchent, 1973) y “Una libélula para cada muerto” (León Klimovsky, 1974), pseudo-giallos perpetrados en nuestro país.


Desde su debut en 1964 no ha parado de trabajar en el medio, y sus últimos trabajos datan del 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada