GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

miércoles, 28 de noviembre de 2012

EL JUEGO DEL ADULTERIO

Reseña realizada por SERENA INIESTA


TITULO ORIGINAL: El juego del adulterio
TITULO EN ESPAÑA: El juego del adulterio
AÑO DE PRODUCCIÓN: 1973
DIRECTOR: Joaquín Luis Romero Marchent
REPARTO: Erika Blanc (Alice)
Juan Luís Galiardo (Andrés)
Vicente Parra (John)
Agata Lys
Marisol delgado
Carmen Luján
EDICIONES ESPAÑOLAS EN VÍDEO: Pershing Vídeo S.A. y TV Omega Vídeo
EDICIONES ESPAÑOLAS EN DVD: -----

SINOPSIS: Un hombre que trabaja para una de las empresas de su adinerada mujer, sospecha que esta le es infiel. Tras confirmar sus sospechas el día que le encuentra en la cama con otro hombre. La convivencia se hace insoportable y planea matarla encerrándola viva en una trampilla del sótano.

COMENTARIO: "Diría que tengo la seguridad mas absoluta de estar sumida en un profundo sueño, y sin embargo, son mas grandes que nunca mis temores. Quiero convencerme de que la oscuridad es demasiado densa para ser cierta. Tengo miedo. Un miedo tan ilógico como el que nos produce los malos presentimientos, y tan verdadero al mismo tiempo como el que pudiera sentir en las mas pavorosas situaciones. Quizás se deba todo a que han saltado definitivamente mis  maltratados  nervios. En cualquier caso, tengo la certeza de que mi vida corre peligro..."

Con esta sugerente frase, emergida del pensamiento oculto detrás de la bella y perdida mirada de Erika Blanc, da comienzo El juego del adulterio, una de las últimas películas de Joaquín Luís Romero Marchent. Hablar de este director es hablar de una de las figuras más respetables de la historia del cine español, ya que podría decirse además, que visionar cualquier cinta de su filmografía es casi apostar sobre seguro, sintiendo que no va a decepcionar lo más mínimo. Una vez más, descubro otro de sus estupendos trabajos. Después de una magistral oleada de westerns, realizados básicamente en las décadas de los cincuenta y sesenta, a principios de los setenta y casi finalizando su prolífica trayectoria, nos dejó tres grandes obras, tales como esta que nos ocupa, "Condenados a vivir" (1972) y "El clan de los nazarenos" (1975).

Si acaso "El juego del adulterio", realizada en 1973, la hubiera visto nacer otro país, Italia más concretamente, bien podría decirse que se trata de uno de los giallos que inundaron esta dorada época del subgénero, ya que nos recuerda mucho a ellos. No por el típico asesino enmascarado y con guantes negros, pues aquí no aparece, pero sí por la trama enrevesada, llena de giros, el constante ambiente de suspense y unos personajes de lo más misteriosos ocultando engaños, movidos por la ambición, rodeados por una sutil escena de glamour, llena del color de la majestuosa década de los setenta.

En cualquier caso, digamos que esta cinta de suspense con tintes dramáticos, es una variación de la obra de Henri-Georges Clouzot "Las diabólicas" (1955), ésta adaptada a su vez de la novela de Pierre Boileau y Thomas Narcejac "Celle qui n´etait plus". Se nos presenta con una misteriosa historia de un triángulo amoroso, en donde nada es lo que parece, la cual te atrapa desde el minuto uno. Un elegante Vicente Parra, camina pensativo por una oscura calle de viejas casas. Se dirige con su coche a lo que parece su casa. Allí, en la cama de matrimonio, encuentra a su mujer, la espléndida Erika Blanc, haciendo el amor con otro guapo caballero, Juan Luís Galiardo.

El adulterio al cual hace mención el título, hace acto de presencia desde el principio y da paso a una serie de acontecimientos que no voy a desvelar. El entretenimiento está servido. Durante su escasa pero exacta duración (82 minutos), podemos disfrutar con un argumento de lo más curioso, acompañado de este espectacular trío protagonista, principal baza del film, una efectiva banda sonora y una correctísima puesta en escena. Las localizaciones son preciosas.  Desde un punto de vista entrañable, para alguien que ha nacido en las costas alicantinas como una servidora, posiblemente le resulte muy peculiar encajar a estos personajes, con vehículos de matrícula extranjera inclusive, en unos lugares tan cercanos. Aún así, me ha resultado muy simpático reconocer algunos de los parajes por donde he pasado miles de veces. Sí, amigos, en la carretera N-332 y en la playa de Benidorm se rodaron muchas más películas además de "las de Alfredo Landa", y esta, es una de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario