GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

martes, 18 de septiembre de 2012

LA NOCHE DE LOS ASESINOS / SOSPIRI

Reseña realizada por SERENA INIESTA


TITULO ORIGINAL: La noche de los asesinos
TITULOS EN ESPAÑA: La noche de los asesinos / Sospiri
AÑO DE PRODUCCIÓN: 1974
DIRECTOR: Jesús Franco
REPARTO: Alberto Dalbés (Major Oliver Brooks)
Evelyne Scott (Lady Marta Tobias)
William Berger (Barón Simon Tobias)
Maribel Hidalgo (Lady Cecilia Marian)
Lina Romay (Rita Derian)
Vicente Roca (Inspector Bore)
Yelena Samaria (Deborah Pots)
Antonio Mayans (Alfred Marian)
Angel Menendez (Lord Archibald Marian)
EDICIONES ESPAÑOLAS EN VÍDEO: Con el título de "La noche de los asesinos" por Eurofilms, Vídeo Lys S.A. y Divisa Ediciones. Con el título de "Sospiri" por V.P.C.
EDICIONES ESPAÑOLAS EN DVD: -----

SINOPSIS: En un castillo, varios de los residentes son asesinados por un criminal enmascarado. La primera víctima es Lord Marion, el propietario del castillo. Más tarde, cuando la familia acude a la lectura del testamento, el asesino ata a la mujer del aristócrata a un acantilado y ésta muere ahogada. El inspector Bore comienza a investigar el caso y descubre algunos oscuros secretos del pasado de la familia.

COMENTARIO: Hasta hace bien poco y quizás dejándome llevar por prejuicios injustificados, apenas conocía nada de la extensísima carrera del afamado director español Jesús Franco. Y digo afamado, porque aunque sea de oídas, ¿quién no conoce al tito Jess?. Bueno, es posible que mucha gente, pero lo cierto es que a día de hoy bien ha merecido que su nombre suene respetuosamente en la historia del cine de terror español, más que nada, porque es uno de los cineastas de nuestro país que más ha trabajado en su vida, contando con una filmografía compuesta por más de doscientos títulos.

El caso es que comencé a visionar alguna que otra más bien espantosa, y se me quitaron las ganas de seguir, la verdad. Había empezado mal. Pero después de hacer caso al consejo de algunos amigos que adoran sus cintas de cabo a rabo, las buenas y las malas, proseguí hasta encontrar más de una bastante interesante. La noche de los asesinos, sin ir más lejos, es una de ellas. Esta que nos ocupa fue también conocida con el título Sospiri, en una de las ediciones españolas en vídeo, e internacionalmente, con el título inglés Night of the skull. 

Basada en la novela de Edgar Allan Poe "El gato y el canario", Jesús Franco nos brinda esta modesta pero dignísima película de terror gótico, que nos cuenta una original historia llena de codiciosos personajes que se traicionan (y matan) entre sí para conseguir una importante herencia. Está rodada además, con importantes similitudes del cine giallo, en la década de auge de este otro subgénero surgido en Italia. Lo podríamos catalogar pues, como pseudo giallo, y por ello le hacemos un huequito en nuestra modesta Gialloteca.

No puedo afirmar ni desmentir si se trata de una buena adaptación de la obra de Poe, ya que no la conozco, pero sí puedo decir que es un filme ciertamente entretenido, con un guión bien llevado y de atmósfera bastante conseguida, lo cual es suficiente para que resulte disfrutable. A diferencia de la mayoría de títulos del director madrileño, este es muchísimo más comedido en cuanto a desnudos se refiere. Por no descubrir, no descubre ni a su adorada Lina Romay. En una secuencia, parece querer enseñar sus bonitos pechos, pero no, la tapa sutilmente con la sábana de su cama y no muestra nada (¿por qué no he visto una versión censurada, verdad, Robert?). Y es que en realidad, esta historia poco tiene que ver con preciosos cuerpos femeninos. Mostrarlos desnudos tampoco venía a cuento. 

En resumidas cuentas, si el reparto no hubiera estado compuesto por habituales de Jesús Franco, él mismo no hubiera aparecido haciendo como de costumbre un pequeño papel, no hubiera estado rodada en la (maravillosa) ciudad de Alicante y el presupuesto hubiera sido un pelín menos modesto, La noche de los asesinos podría haber pasado perfectamente por una de tantas obras de Poe que el mismísimo Roger Corman adaptó para la gran pantalla. No pretendo comparar a estos dos cineastas, ni mucho menos, pero sí alabar el honrado trabajo de nuestro entrañable maestro de la serie B, el cual muy probablemente muera con la cámara encima del hombro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario