GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

miércoles, 29 de agosto de 2012

LA MONJA HOMICIDA

Reseña realizada por SERENA INIESTA


TITULO ORIGINAL: Suor Omicidi
TITULO EN ESPAÑA: La monja homicida
AÑO DE PRODUCCIÓN: 1979
DIRECTOR: Giulio Berruti
REPARTO: Anita Ekberg (Sor Gertrude)
Paola Morra (Sor Mathieu)
Alida Valli (Madre Superiora)
Massimo Serato (Dr. Poirret)
Daniele Dublino (Director)
Lou Castel (Peter)
Joe Dallesandro (Dr. Patrick Roland)
Laura Nucci (Baronesa)
Alice Gherardi (Enfermera)
EDICIONES ESPAÑOLAS EN VÍDEO: Laude Vídeo Producciones, Azor Films y Vídeo Cien
EDICIONES ESPAÑOLAS EN DVD: -----

SINOPSIS: Una monja con demencia deslizándose por su adicción a la morfina en la locura, preside un régimen de lesbianismo, tortura y muerte. Sor Gertrude es la jefa de enfermeras en un hospital general, y pone en peligro con su conducta psicótica al personal y los pacientes de este.

COMENTARIO: A finales de la década de pleno apogeo del cine giallo, el director más bien desconocido Giulio Berruti realizó una sorprendente y atrevida cinta que combinaba elementos de este con la llamada Nunsplotation. Ya con su título, La monja homicida, no tardó en estar sentenciada por la iglesia, ya que este tipo de películas no estaban muy bien vistas en uno de los países más religiosos del mundo. De hecho, unos de los taglines del póster publicitario venía diciendo "Desde los archivos secretos del Vaticano" . Afortunadamente, y como en muchos otros casos similares, podemos disfrutar de ella en la actualidad.

La historia nos muestra, básicamente, un viaje a la locura de una monja adicta a la morfina, cuestionada por la fe y con incontrolables impulsos sexuales. Debido a su brutal desequilibrio emocional, resulta la principal sospechosa de la serie de asesinatos realizados en el hospital donde trabaja como enfermera. Con elementos giallescos, y dentro del subgénero nunsplotation, como digo, hay en ella una importante carga psicodramática. La atmósfera de La monja homicida es enfermiza y desoladora. Está aderezada con una efectiva fotografía, fría y oscura, y sobretodo está formada por un grandísimo reparto, encabezado por la fantástica Anita Ekberg. Junto a ella, e interpretando a una sensual y enigmática monja lesbiana, tenemos a Paola Morra. Y en un papel secundario, y bajo la bonita bata blanca de médico, se esconde el bellísimo rostro masculino de Joe Dallesandro. 

Uno de los ingredientes más atractivos y típicos del giallo son sus muertes, y en este caso, se hacen notar bien y además son bastante originales. No siendo especialmente sangrientas, sí resultan lo suficientemente inquietantes y visualmente impactantes, al menos una de ellas. Y respecto a la normalmente inesperada resolución final, aquí al contrario es más bien predecible, aunque ello no resta ni pizca de interés, ya que la cinta finaliza de forma redonda y deja un buen sabor de boca. 

Independientemente de los asesinatos y alguna que otra secuencia con considerable grado de tensión, quiero destacar especialmente una parte que me ha gustado muchísimo. La monja se desprende de sus hábitos, saca su lado más femenino y se dispone a ligar con algún hombre sentada en la mesa de un bar. Elige descaradamente con la mirada. Sale por la puerta y él la sigue. Camina calle abajo, a espensas de que su amante no la pierda de vista. Entra en un portal, seguida por él. Y allí, hacen el amor, de pie, sin cruzar una palabra... Acaban el acto, y se va cada uno por su lado. Terriblemente frío, terriblemente morboso...

1 comentario:

  1. Curiosa película, las monjas que veo por la calle no se parecen mucho físicamente a esta...

    Gracias por la reseña.

    Saludos

    ResponderEliminar