GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

domingo, 10 de junio de 2012

OJOS DE CRISTAL

Reseña realizada por ALFONSO & MIGUEL ROMERO


TITULO ORIGINAL: Occhi di cristallo
TITULO EN ESPAÑA: Ojos de cristal
AÑO DE PRODUCCIÓN: 2004
DIRECTOR: Eros Puglielli
REPARTO: Luigi Lo Cascio (inspector Amaldi)
Lucía Jiménez (Giuditta)
José Ángel Egido (Frese)
Simón Andreu (agente Ajaccio)
Eusebio Poncela (doctor Civita)
EDICIONES ESPAÑOLAS EN VÍDEO: -----
EDICIONES ESPAÑOLAS EN DVD: DeAPlaneta

SINOPSIS: Una pareja que estaba haciendo el amor en el campo son encontrados brutalmente asesinados, al igual que un viejo voyeur que los observaba. A éstos seguirán otros brutales crímenes con la particularidad que a todos ellos les faltan partes del cuerpo que se ha llevado el asesino.

COMENTARIO: Con "El silencio de los corderos" (1992), de Jonathan Demme y, sobre todo, "Seven" (1995), de David Fincher, se instaura en el cine de los 90 la figura del super-psycho-killer. El asesino psicópata super-inteligente, con una mente privilegiada pese a todo, siempre por delante de su némesis, el policía o la pareja de policías (con el veterano y el joven), encargado/s del caso. Un asesino que, en su megalómana "empresa", va dando pistas a la par que se burla de sus oponentes. Un tipo de psycho-thriller que se repetirá hasta la saciedad en sucesivos títulos, de serie A, B, Z, y telefilmes de todo pelaje.

"Ojos de cristal" coge este esquema pero, afortunadamente, lo convierte concientemente en un giallo, uno de los últimos títulos del género que nos han llegado. Un giallo, además, impregnado del mejor Argento, el de "Rojo oscuro" (1975), "Tenebre" (1982) o la fenomenal "Terror en la ópera" (1987), e incluso de un Argento menor, el de "Trauma" (1993). Con una trabajada puesta en escena y un cuidadísimo trabajo en las escenas de asesinatos, desde la fotografía (colorista, por supuesto), al sadismo y a esa representación de la crueldad y de la muerte como si de piezas de arte se trataran, tan características de los mejores gialli. Apartándose también del modelo norteamericano en su tratamiento del sexo y los desnudos, desde una perspectiva más directa y sin tantos tapujos.

Es más, el asesino padece, como era norma en el género en los 70, un trauma infantil que le lleva a cometer sus elaborados crímenes. Un asesino que además es aficionado a la taxidermia, que le viene muy bien para su cruel y retorcido plan. Un trauma donde, faltaría más, hay muñecas y maniquíes por medio. Como antaño, una coproducción entre Italia y España, a la que en esta ocasión se suman el Reino Unido y Bulgaria. "Ojos de cristal" (qué buen título para un giallo) es el único trabajo de Eros Puglielli (también en el guión) para la gran pantalla. Refugiado como tantos de sus paisanos en el medio televisivo, que a día de hoy es lo que da de comer.

En el cast internacional tenemos a Luigi Lo Cascio ("Buenos días, noche") como el joven e impetuoso inspector Amaldi, encargado del caso. José Angel Egido ("Abre los ojos") como su compañero, con más años de experiencia en la policía y un caracter más tranquilo. La conocida Lucía Jiménez en el papel de Giuditta, puente de unión entre distintos personajes de la trama. Simón Andreu no podía faltar, como el agente Ajaccio, con la mente trastornada y quien conoce la identidad del asesino (y que formará parte de la obra de éste). Sin olvidar rostros tan famosos de nuestro cine como Eusebio Poncela o Carmelo Gómez. Este último en el rol del profesor de antropología de Giuditta en la facultad, y a quien Amaldi pide ayuda en su investigación. Por desgracia su tibia acogida en Italia echó por tierra la vida comercial del film.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada