GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

domingo, 16 de octubre de 2011

LA VIOLACIÓN DE LA SEÑORITA JULIA

Reseña realizada por SERENA INIESTA


TITULO ORIGINAL: Pensiona Paura
TITULO EN ESPAÑA: La violación de la señorita Julia
AÑO DE PRODUCCIÓN: 1977
DIRECTOR: Francesco Barilli
REPARTO: Luc Merenda (Rodolfo)
Leonora Fani (Rosa)
Francisco Rabal (Amante de Marta)
Jole Fierro (Amante de Rodolfo)
José María Prada
Lidia Biondi (Marta)
Máximo Valverde
Wolfango Soldati (Fascista)
EDICIONES ESPAÑOLAS EN VÍDEO: -----
EDICIONES ESPAÑOLAS EN DVD: Filmax

SINOPSIS: A finales de la segunda guerra mundial, la señorita Julia ayuda a su madre en un hotel con ubicación entre Italia y Suiza. El padre de la muchacha vive oculto en la buhardilla sin poder salir a causa de asuntos de guerra. Al morir la madre en un accidente, Julia tendrá que hacerse cargo sola de la atención de los clientes, unos clientes extraños y perturbados que le harán la vida imposible.

COMENTARIO: "La violación de la señorita Julia", título español que nada tiene que ver con el original "Pensione paura", que más o menos quiere decir "la posada del miedo", es la segunda y última película que dirigió Francesco Barilli. Su anterior obra fué "El perfume de la señora de negro". Y es una auténtica lástima que este director solo hiciera dos películas, pues es uno de esos directores con pocos títulos en su haber pero lo que tiene es digno de admiración, por lo menos interesante de ver y cuanto menos curioso.

Este su segundo film tiene mucha tela que cortar, es una auténtica rareza cinematográfica. Reconozco que mientras iba visionandola no sabia por donde cogerla, pues me parecía tan extraña, con tanta mezcla de géneros, que por momentos me despistaba. Eso sí, en ella se puede apreciar claramente y sobretodo un drama oscuro, con tintes de terror psicológico, algo de cine negro, surrealismo por momentos y altas dosis de erotismo, pero un erotismo soez y muy grotesco. 

Quizás algo de giallo tenga pero en una dosis muy baja, y en un momento preciso, el cual no sigue una constancia que me haga pensar en esta película como giallo, al menos, esa es mi humilde opinión. Máxime puedo llamarlo giallo atípico, pero de verdad, esta película tiene tantos temas y están mezclados de una forma tan peculiar que se aleja bastante de giallo típico. Ojo, y repito que es solo mi opinión.

Está llena de personajes extraños, a cual más delirante y forman un círculo de perturbación y ambiente malsano que rodean a la pobre Julia, del cual le resulta muy difícil escapar. Julia es una muchacha joven que su única protección, su madre, muere al principio de la historia y la deja totalmente sola y desprotegida, y se tendrá que enfrentar al acoso constante de los inquilinos de la posada que regenta. Uno de ellos y el más asqueroso (porque no tiene otro nombre) es Rodolfo, el que la viola, interpretado fantásticamente por Luc Merenda; llegas a odiarlo de veras. 

Luego está Paco Rabal, cuya interpretación es genial también, bajo la piel del supuesto padre de Julia, que únicamente pretende protegerse a si mismo, ya que vive oculto por asuntos de la guerra (la película está ambientada en los últimos meses de la segunda guerra mundial) y otros personajes, de entre los que destaco también al actor español José María Prada.

En medio de todo esto, la inevitable transformación del personaje de Julia, para sobrevivir entre tanto loco, es un punto clave de la historia, una historia absolutamente trágica en todos los aspectos, en la que no faltan asesinatos.

Y sin pretender desvelar nada más de la trama, creo que esta película hay que verla y juzgarla cada cual como quiera, la recomiendo totalmente, por lo curiosa y peculiar que resulta. Además de que la puesta en escena y la fotografía es impresionante, debo añadir que Barilli era además pintor, y que el ambiente sobrio, y los filtros azules y rojizos conforman un buen papel y le dan a la película el toque perfecto para mostrar lo que es, una película fría, oscura y desagradable, pero de una originalidad portentosa, y que, no siendo apta para todos los gustos, aquel que ame el cine en todas sus vertientes, sabrá apreciar.


3 comentarios:

  1. Pues otra vez coincido contigo ya que me ha parecido un giallo, si se le puede llamar giallo que no lo sé, nada desdeñable y muy poco convencional en el que Barilli crea una atmósfera opresiva y malsana con unos personajes trastornados, decadentes y pervertidos; y en el que destacan, como señalas, la cuidada planificación de las escenas y el extraordinario tratamiento tanto de la luz como del color.

    A pesar de ser un poco raro, o quizás por ello, también creo que es una película muy recomendable aunque, para mí, es inferior a "Il profumo della signora in nero".

    ResponderEliminar
  2. Hola Jesús!
    Otra vez te doy las gracias por tus comentarios. "Il profumo della signora nero" es muy buena, sí. Pero yo creo que ambas son muy interesantes y, como este hombre solo tiene esas dos pelis, pues no quiero resaltar ninguna sobre la otra, me gustan las dos... ;)
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola, la acabo de ver y me quedo con un buen sabor de boca, me gustó lo obscuro de la admósfera y que los personajes son completamente realistas, entendibles en este siglo XXI, me resulta muy actual...

    ResponderEliminar