GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

martes, 20 de septiembre de 2011

DOSSIER: NACIMIENTO, AUGE Y CAÍDA DEL GIALLO

Escrito por ALFONSO & MIGUEL ROMERO y ROBERT GARCIA

NACIMIENTO, AUGE Y CAÍDA DEL GIALLO
Continuación del dossier "El giallo, definición e influencias"

El periodo de esplendor del giallo comienza en 1962 con “La muchacha que sabía demasiado”, de Mario Bava. Pero es con otro film del maestro, “Seis mujeres para el asesino”, estrenado en 1964, cuando el género alcanza todo su esplendor con uno de sus elementos primordiales, el color, en una vistosa y agresiva paleta con preferencia por los tonos cálidos, como el rojo. Pero “Seis mujeres para el asesino” contiene otras piezas que se convertirán en propias del puzzle del giallo. El mundo de la moda, que el propio Bava incluirá también en “Un hacha para la luna de miel”, aparecerá después en un aluvión de títulos, y las bellas modelos estarán en el punto de mira del asesino.


La moda, las modelos... y los maniquíes, antropomorfos e inertes, hacen aparición ya en los mismos títulos de crédito del film de Bava. Y no sólo el mundo de la moda, sino del espectáculo y del arte en general. Ya sea el teatro de “Aquarius”, la danza en “Suspiria”, el ballet moderno de “Murderock”... Artistas son los protagonistas de las cintas de Argento, músicos en “Cuatro moscas sobre terciopelo gris” y “Rojo oscuro”, escritores en “El pájaro de las plumas de cristal” y “Ténebre”, y fotógrafo en el segmento dirigido por el italiano en el film “Los ojos del diablo”.

Igualmente hay que señalar la llegada de Argento en 1969 con “El pájaro de las plumas de cristal”, deconstruyendo el género a su modo, supone un nuevo empuje comercial al mismo, y un nuevo modelo que el resto de directores (autóctonos o foráneos) no tardarán en imitar/explotar. Donde el espectador, verbigracia de la cámara subjetiva compartirá con el asesino su punto de vista en los momentos decisivos.


Umberto Lenzi impondrá un giallo distinto, menos sangriento, muy sexual, donde el dinero, el poder, llevará a las más retorcidas tramas, en su trilogía comenzada por “Orgasmo” con la presencia de la bella Carroll Baker. Un estilo que la crítica llamó “psycho-giallo” por sus características propias dentro del género: con tramas ambientadas en algún lugar costero, o en una isla, donde los asesinatos se cometen a la luz del día, y sus asesinos no suelen llevar el atuendo de guantes negros, máscara y demás, sino que prefieren la ropa de marca. Fuera de los parámetros marcados por Lenzi en su deliciosa trilogía, el burgués estará igualmente en la picota de muchos giallos.
En el género es visto como alguien cuyo poder le ha llevado a una desviación social, moral y sexual. Representados en no pocas ocasiones como libertinos, desviados sexuales, y así lesbianas, gays y travestís aparecen (mal) representados como víctimas propicias o terribles verdugos, nunca como los héroes. Confundiéndose muchas veces (propio de su época) al gay con el travestí como si fueran lo mismo. Más tarde, el poliziesco continuará esta “tradición”, cebándose principalmente con los travestidos.


A partir de los 70, el género se vuelve mas excesivo para buscar una mayor comercialidad. El éxito del giallo provoca imitaciones en otros países de las cuales quizás los más cercanos a los italianos sean los españoles. Hay coproducciones entre Italia y otros países de los que sale especialmente beneficiado España. Para entonces, las escenas de sexo suben de tono, no faltan los tintes depravados, el sadismo, el masoquismo, la violación, la necrofilia, el incesto o la homosexualidad, especialmente femenina. Los crímenes se vuelven más brutales y el móvil del asesino era por norma general motivado por algún trauma de su pasado. Asistimos a obsesiones sexuales, locura, venganza o codicia.

También a partir de esta década el giallo comienza a mezclarse con otros géneros o tomar prestados elementos de éstos. El fantástico, el gótico italiano, el poliziesco, el cine de denuncia político-social... influenciarán o se fundirán con el giallo, llegando en ocasiones a no saberse muy bien cómo etiquetar ciertas películas. Y aunque no llegó a la parodia donde acabaran el spaghetti-western y el poliziesco, también hubo algún caso de giallo/comedia, como “Días de amor y venganza”, de Sergio Corbucci, con un reparto de altura.


Mario Bava, Dario Argento y Umberto Lenzi, tres hombres que dieron una categoría especial al género, pero no podemos olvidarnos de muchos otros, hay tenemos a Sergio Martino que nos obsequio con media docena de giallos en la primera mitad de los 70, Massimo Dallamano con su "trilogía" sobre adolescentes y sus problemas, Luciano Ercoli con su estimable trio de giallos protagonizados por nuestra Nieves Navarro (aka Susan Scott), Antonio Margheriti con algún título de mucha categoría, Lamberto Bava (hijo de Mario) que sin llegar al nivel del maestro nos dejo algunas perlas en el género, Riccardo Freda, Alberto de Martino, Roberto Bianchi Montero, Pupi Avati... y muchos otros tuvieron sus aportes siendo estos tanto muy acertados como muy olvidables.

En 1977 y años sucesivos empieza a decaer enormemente el numero de producciones. En esta fecha se producen menos de la mitad que en 1970. Paulatinamente el género va decayendo hasta que en 1982 Argento rueda "Tenebre", para los fans el ultimo giallo puro. A partir de entonces se suceden algunos títulos que recuerdan al género, unos con mayor calidad y otros auténticos bodrios que no merecen demasiada consideración. Así como el giallo había cogido préstamos del thriller y el terror norteamericano (con “Psicosis” a la cabeza), y el slasher había mirado hacía Italia, ahora el thrilling all’italiana volvía la vista hacia los USA, tratando de copiar tristemente el nuevo modelo que triunfaba en las pantallas de todo el mundo.


En la actualidad podríamos casi sentenciar que el giallo como género cinematografico ha muerto, pero decimos casi, porque de vez en cuando aparece algún título estimable y que sin llegar a esa época dorada del giallo nos hace al menos disfrutar, una pena que los directores de aquella época que aun siguen rodando no estén por la labor de recuperar esa magia, pero bueno, tenemos todos esos títulos que no nos cansamos de ver una y otra vez, que nos ponen la piel de gallina y nos hacen olvidarnos durante su visión de los problemas de cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario