GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

jueves, 18 de agosto de 2011

DOSSIER: A LA SOMBRA DEL GIALLO

Escrito por ALFONSO & MIGUEL ROMERO y ROBERT GARCIA

A LA SOMBRA DEL GIALLO

Es evidente que todo el mundo copia a todo el mundo, y si el giallo bebía de géneros como el gótico italiano, el thiller americano o el krimi alemán basado en las novelas de Edgar Wallace, a la misma vez diversos directores y títulos de otros cines copiaron el estilo visual del giallo, algunos son claros ejemplos, otros lo son menos, pero de los siguientes títulos no cabe ninguna duda de que copiaron algo del giallo, acompañanos en esta suculenta selección:

- 1973: "Una gota de sangre para morir amando" (1973), de Eloy de la Iglesia. El realizador se acercó al thriller mediterraneo con "Nadie oyó gritar" (1973), "La semana del asesino" (1973) y "El techo de cristal" (1971). Y en "Una gota de sangre para morir amando" (su particular adaptación de "La naranja mecánica", con guión de Garci) aprovechaba los quilométricos y tramposos títulos propios del giallo.
En UK, Nicolas Roeg rueda "Amenaza en la sombra", donde se nos muestra una oscura y decadente ciudad de Venecia, no pocos giallos han sido rodados en la ciudad italiana.


- 1978: "Ojos", de Irving Keshner. Con guión de John Carpenter. Temprano psycho-thriller de finales de los 70 alejado del slasher que empezaba a ponerse de moda, y con estrellas como Faye Dunnaway y Tommy Lee Jones.
El mismo John Carpenter, gran conocedor y amante del cine de género italiano, rueda un slasher clásico, "La noche de Halloween". La máscara blanca que luce Michael Myers se ha querido ver deudora de la de los asesinos de "Torso. Violencia carnal" (1973), de Sergio Martino, y del spaghetti-western "La máscara de cuero" (1973), de Mario Bianchi, donde también teníamos un asesino que mataba la noche de todos los santos.


- 1980: "A la caza", de William Friedkin. Atacada en su día por la crítica y por el colectivo gay que se manifestó en su contra, con el tiempo ha ganado adeptos y la crítica se ha puesto de su parte, colocándola entre los grandes thrillers americanos de los 70-80. Firmemente rodada, tiene escenas extrañas, casi oníricas, y un asesino traumatizado cometiendo sangrientos crímenes entre la comunidad homo.
Tambien este mismo año se rueda "Maniac", de William Lustig. Un director declarado amante del giallo, el poliziesco, las películas de caníbales y demás géneros italianos de la era dorada. No en vano el traumatizado psicópata encarnado por Joe Spinell está rodado de maniquíes a los que pega las cabelleras de sus víctimas. Levantó la ira de las feministas que atacaron energicamente el film en su estreno.
Y no podria faltar "Vestida para matar" de Brian De Palma. Desde su misma concepción parece un giallo. Un asesino travestido y traumatizado que asesina con una navaja de afeitar, arma vista en muchos thrillings a la italiana. La escena del ascensor nos recuerda "Las lágrimas de Jennifer" (1972). También Fred Walton dirige "Llama un extraño", aquí la famosa escena inicial puede estar inspirada por el episodio "El teléfono" de "Las tres caras del miedo" (1963, de Mario Bava.


- 1981: "Viernes 13. 2ª parte" (1981), de Steve Miner. Copia dos escenas de "Bahía de sangre" (1971) de Mario Bava: el hachazo en el rostro de un muchacho, y la famosa escena de la pareja ensartada en la cama, aunque desde el ángulo contrario.
Este año Juan Piquer Simón rueda una de sus películas con mayor exito en USA "Mil gritos tiene la noche" (1981), pero por más que se empeñara el propio Piquer Simón de que su película parecía americana, la fotografía, la importancia de las muertes sobre un guión endeble y sin mucha lógica, y el erotismo que rodea al conjunto, lo acerca definitivamente más al giallo. y es que el director no deja de ser mediterrano.
Otro slasher de este año fue "Terror eyes", dirigida por Ken Hughes y estrenada en España con el inefable título de "Psicosis II", en la película el asesino se oculta con un simple casco de motorista, algo que ya ocurriera en "Desnuda ante el asesino" (1975) de Andrea Bianchi.

- 1984: Nuevamente un film de Brian de Palma contiene elementos del gialli, "Doble cuerpo". Tenemos un protagonista con trauma (claustrofobia) que aprovecha el asesino. Además, voyeurismo y crímenes como en "La muerte camina con tacón alto (1971), de Luciano Ercoli. El asesinato con taladro ya estaba en "Siete orquídeas manchadas de rojo" (1972), de Umberto Lenzi. Además la presencia del mundo del porno como telón de fondo, actualización y perversión de las modelos y actrices. La persecución por los pasadizos es muy similar a la de "Pasos de danza por el filo de la navaja" (1972), de Maurizio Pradeaux.

- 1986: "Desnuda para matar". Dirigida por la ex-actriz Katt Shea Ruben para la factoría Corman, este psicho-thriller erótico bebe tanto del "Vestida para matar" de De Palma como de ciertos clichés del giallo.
En España sale "Matador", lo más cerca que ha estado Pedro Almodovar del giallo (a falta de ver "La piel que habitó", de la que hablan que tiene cierto aire gialli).

- 1987: De nuevo Carpenter y uno de sus títulos contiene un elemento giallezco, "El príncipe de las tinieblas". Uno de los asesinatos está planificado de forma muy parecida a uno de "Bahía de sangre".
Mientras en nuestro país Agustí Villaronga rueda "Tras el cristal", el asesinato de Marisa Paredes ahorcada con una cortina es puro giallo.

- 1990: David Lynch lanza una de las series mas recordadas de aquella época, en "Twin Peaks" una de las mas famosas escenas es el descubrimiento del cadaver envuelto en plastico, ya vimos esta misma escena pero con diferentes personajes en "Trafico de menores" (1980) de Alberto Negrin.

- 1991: "Danza macabra" (1991), de Greydon Clark. No por el título español. Este film norteamericano rodado en Europa del Este copia los giallos de Dario Argento, y en especial de "Suspiria" (1977), de hecho también se desarrolla en una escuela interna de danza para señoritas. Además el personaje de Robert Englund, traumatizado, también se traviste.


- 1992: Paul Verhoeven rueda una película que gozo de una gran fama, "Instinto básico". Un psichothriller sexual con preferencias por las armas blancas y donde el lesbianismo hace presencia. Recuerda tanto al giallo como a "EL cuarto hombre" (1983), del propio Verhoeven.

- 1994: "El color de la noche", de Richard Rush, antiguo director de la AIP en los años 60. Bruce Willis es un psiquiatra con un viejo trauma que le impide ver el color rojo. Hecho que el asesino usa en su provecho, mientras deja tras de sí una serie de asesinatos sexuales. Sin olvidar el travestismo del asesino.

- 1996: "Seven", de David Fincher. Impuso un estilo visual, mil veces copiado después, y elevó al psycho-killer a la categoría de genio. A la vez parecía inspirarse en el giallo para los rituales de sus crímenes, así como en las cintas del Dr. Phibes o en "Matar o no matar, ese es el problema" (1973) de Douglas Hickox.


- 1997: "Sé lo que hicisteis el último verano" (1997), de Jim Gillespie. El otro gran éxito del terror adolescente de la segunda mitad de los 90, también escrita por Kevin Williamson. El asesinato en la tienda de ropa con los maniquíes de fondo y la fotografía azul no es ninguna casualidad.

- 1998: "Scream 2", de Wes Craven. Mejor que la primera entrega de la saga, llena de guiños y bromas sobre el slasher, y en esta ocasión también del giallo. La escena en la que una chica se autolesiona para simular que ha sido atacada por el asesino estaba en "Cinco mujeres para un asesinato" (1974) de Stelvio Massi. También la idea y la planificación del ataque del asesino a David Arquette, mientras Courtney Cox es testigo impotente de todo, parece sacado del mejor Argento.
En este año también se rueda "La novia de Chucky" (1998), de Ronny Yu. Siguiendo la estela de "Scream. Vigila quien llama", Don Mancini resucitaba al muñeco diabólico en una pìrueta macabra llena de chistes cómplices para el aficionado y homenajes al género. Tiffany, la novia de Chucky le recrimina a éste que su manera de matar es demasiado de los 80 (lo que parece una broma al slasher), y acaba con la pareja del motel con una muerte tan retorcida como estética e incluso hermosa, como sólo se había visto en los giallos. Para el que no la recuerde, arroja una botella contra el espejo del techo, cuyos afilados trozos caen mutilando a los jóvenes.
Tambien tenemos "Juegos salvajes" (1998), de John McNaughton. Su esquema argumental y sus bruscos giros argumentales no dejan de recordarnos la trilogía de Umberto Lenzi comenzada por "Orgasmo" (1968).

- 2000: "En lo profundo del bosque", de Lionel Delplanque. Aunque se la quiso ver como un exploit francés de "Scream. Vigila quien llama" (1996), la cinta de Delplanque guarda más similitudes con el giallo, e incluso podemos verlo como un remake de "Aquarius" (1986), de Michelle Soavi, ya que en la película de Delplanque el asesino usa una mascara y va matando actores, pero en esta ocasión, en lugar de una mascara de pajaro, esta es de un lobo.

- 2001: "Un San Valentín de muerte", de Jamie Blanks, el director de "Leyenda urbana". Una de las últimas producciones bien trabajadas del terror adolescente. El asesinato de la neumática Denise Richards en la piscina es de puro giallo. De todas formas, todas las muertes del film son de lo más barrocas. Tras llegar a este punto, al director no le quedó más remedio que cambiar radicalmente de registro.


- 2003: "Alta tensión", la cinta que supuso el pasaporte a Hollywood para Alexader Aja. Nuevamente asesinatos sexuales y lesbianismo, y un final tan tramposo como los de los mejores giallos.

- 2006: Aparece otra serie de televisión con bastante aroma amarillo, "Dexter" contiene elementos propios del giallo sobre todo en su primera temporada, traumas del pasado, maniquies y muñecas, investigación policial a un asesino en serie que descuartiza prostitutas, recuerdos borrosos y giros de guión con un sorprendente final cuando se descubre quien es el asesino.

2 comentarios:

  1. Fantástico, muchas gracias! (¿dónde están los emoticonos, Robert?) ;)

    ResponderEliminar
  2. Te has dejado SAW, que vaya si copian a Argento en múltiples ocasiones, en concreto esa escena del disparo en el ojo que está sacada literalmente de "Terror en la ópera"

    ResponderEliminar