GIALLOTECA: GIALLO & THRILLING ALL´ITALIANA

El giallo destacó muy pronto entre todos los géneros y subgéneros europeos. La palabra "giallo" significa amarillo y alude a las cubiertas de una popular colección de novelas policiacas editadas por Mondadori. Pero esto no quiere decir que todos los giallos estén inspirados en dichos libros, de hecho muy pocos están basados en ellos, habiendo también giallos inspirados en novelas de otros estilos, influenciados por el cine gótico italiano, por las películas pertenecientes al krimi alemán y de las novelas de Edgar Wallace o incluso por algunos films de Alfred Hitchock como "Psicosis". Es más, las novelas conocidas como giallos en Italia cubrían desde el clásico wudunit sajón de Agatha Christie, el policiaco francés de Simenon, o la hardboiled norteamericana y sus pesos pesados, como Dashiel Hammett, Raymond Chandler o Mickey Spillane... PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

Contacto: gialloteca@gmail.com

martes, 15 de marzo de 2011

AQUARIUS

Reseña realizada por ROBERT GARCIA


TITULO ORIGINAL: Deliria
TITULO EN ESPAÑA: Aquarius
AÑO DE PRODUCCIÓN: 1987
DIRECTOR: Michele Soavi
REPARTO: David Brandon (Peter)
Barbara Cupisti (Alicia)
Robert Gligorov (Danny)
Giovanni Lombardo Radice (Brett)
Clain Parker (Irving Wallace)
Loredana Parrella (Corinne)
Martin Philips (Mark)
James Sampson (Willy)
Ulrike Schwerk (Betty)
Mary Sellers (Laurel)
Jo Ann Smith (Sybil)
EDICIONES ESPAÑOLAS EN VÍDEO: Internacional Video Sistemas S.L. (IVS)
EDICIONES ESPAÑOLAS EN DVD: Creative Films

SINOPSIS: Un conocido asesino en serie consigue burlar la estrecha vigilancia que tiene en un hospital psiquiátrico y fugarse en un coche de dos actrices que han acudido hasta allí buscando ayuda médica, sin saberlo estas conducen al asesino hasta el teatro donde ensayan una nueva obra. Encerrados en el recinto tras perderse las llaves de este, el asesino empezara a matar a cada integrante del grupo cundiendo el pánico entre todos.

COMENTARIO: La cinta está producida por Joe D´amato, en el guion interviene George Eastman, y en el reparto nos encontramos actores italianos mezclados con algunos americanos, casi todos con un historial bastante cortito, aunque hay que destacar a Mickey Knox, este sí que tiene un amplísimo curriculum. Curiosamente a varios de ellos los podemos ver en Once días, once noches (Joe D´amato, 1983).

En la dirección Michele Soavi, actor y director nacido en Milán que tuvo un comienzo bastante prometedor en lo que a la dirección se refiere, Aquarius fue su opera prima tras realizar un par de documentales, le siguieron El engendro del diablo (1989), La secta (1991) y Mi novia es un zombie (1994), todas ellas cintas de culto para los amantes del cine de terror europeo, sin embargo luego su carrera se diluyo hacia el terreno de la televisión, en el que ha rodado bastante. De Soavi se dijo que era el alumno más aventajado de Dario Argento, y al que lo afirmo no le falta razón.

Y es que en Aquarius, aparte del colorido y la fotografía, hay escenas que recuerdan a títulos de Argento, las que se desarrollan bajo el agua de la lluvia, o la de la chica corriendo con la cámara siguiendo la llave que lleva en la mano por ejemplo. Pero también son claras las influencias de Bahía de sangre (Mario Bava, 1971), y del slasher americano que tanto copio del maestro, el uso de un hacha o una sierra eléctrica para cometer un crimen son más comunes en el género americano, aunque también la podemos ver en el giallo de Bava, y en algún otro título dentro del thriller all´italiana.

El ambiente de la película nos recuerda, en muchas ocasiones, al cine americano, con la pareja de policías, o partes del decorado, hay tenemos el despacho del guardia del teatro, con una bandera americana, un guante de béisbol y su pelota, e incluso un ejemplar de la revista Time en un cajón.

Pero en la película tiene más peso el aire a producto italiano, por mucho que el director quisiera dar un look americano a la película esto no deja de ser un giallo. No nos faltan los elementos del género nacido en Italia, la trama se desarrolla en un teatro de donde los protagonistas no pueden escapar, recordándonos una vez más al Diez negritos de Agatha Christie. Los asesinatos son crueles, sanguinolentos a más no poder. La música es más propia del giallo ochentero que del slasher americano, y el final, esos últimos minutos llenos de tensión, en el que descubriremos si el asesino es de verdad el perturbado que se escapa del hospital al principio de la cinta, o es otra persona.

En resumen, un GIALLO muy notable, de los pocos que se salvan a finales de los 80 de un género que andaba ya en plena decadencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada